Seguridad, prioridad de la ciudad

Elecciones 2019
Luis Fernando Torres, candidato a la Alcaldía de Ambato, enfocó el tema seguridad. (Foto El Heraldo)

Hay que derrotar a  la delincuencia y habilitar las cámaras de vigilancia para que los antisociales conozcan que son observados, indicó el candidato a la Alcaldía de Ambato Luis Fernando Torres, durante el encuentro con la militancia y simpatizantes del Partido Social Cristiano – Tiempo de Cambio.

Los impuestos deben ser invertidos en medidas de seguridad y Ambato convertirse en ejemplo en este tema. Ya lo hizo Guayaquil, porque se vuelven atractivas las urbes para ser visitadas por los turistas, ya que ellos prefieren sitios seguros.

El desafío para Ambato es integrar lo urbano con lo rural, ya que los indígenas al llegar con sus productos tratan de comercializarlos para obtener alguna ganancia sin discriminación. Ellos deben ser parte del gran proyecto integral de ciudad segura, productiva  y sustentable.

“Derrotaremos a los enemigos de Ambato, la delincuencia, la falta de empleo y falta de oportunidades de inversión”, enfatizó el aspirante a la Alcaldía. 

Al igual que en Guayaquil la crisis golpea peno nunca doblega. En cuanto a la seguridad, para tenerla, hay que poner decisión. En el Ecuador para que exista seguridad debe haber política de Estado en esta área, manifestó  Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil.

“No habrá seguridad mientras no se deroguen leyes pro delincuenciales, que benefician a los delincuentes y no a la sociedad. No se trata de violar los derechos humanos de nadie. El derecho humano de los delincuentes no significa garantizarle  la impunidad. Las víctimas tienen el derecho a recibir justicia que hoy se niega. Los que roban, matan y violan deben estar en la cárcel y no libres”, agregó  el líder del Partido Social Cristiano.

“A los legisladores les toca la derogación, ya que han hecho daño con leyes que han promovido el consumo de droga. Convirtieron el microtráfico, negocio peligroso y caro, en el negocio gratuito y con impunidad, porque actualmente son los niños y jóvenes que son utilizados para este ilícito. No se debe permitir que se disfrace al traficante como consumidor para garantizar su impunidad”.

“Las crisis son oportunidades. Hay que exigir seguridad y transformación. La verdadera revolución es la del bienestar”, finalizó Jaime Nebot. (I)

Deja un comentario