Por medio siglo se concentran en las montañas de Llamahuasí

Interculturalidad
La tradición se hereda en Llamahuasí. (Foto El Heraldo)

Llegaron en familia hasta el páramo de Llamahuasí (Tierra de llamas) que está ubicado a hora y media del centro de Salcedo, cantón de Cotopaxi. Los ‘vaqueros de los Andes’ subieron en sus caballos y los acompañantes lo hicieron en autos 4×4, porque hasta Llamahuasí se llega por una tortuosa carretera empedrada a ratos y de tierra con muchos huecos la gran parte del recorrido.

En el sitio de la concentración habían cerramientos e incluso una especie de cabaña donde también se degustó de la gastronomía típica que llevaba granos y tubérculos sembrados por los agricultores y la carne de res.

En los dos días, viernes 15 y sábado 16 de febrero, se congregaron alrededor de 2 mil hombre del campo que en su mayoría vestían el poncho, sombrero y el pinganillo que es la especie de pantalón con piel de borrego o ternero. Toda la vestimenta protegen a los chagras de las inclemencias del clima, ya sea del frío, lluvia o el calor, aseguró Segundo Guano Laguaquisa de 65 años de edad.

Guano Laguaquisa habita en el sector de Chambapongo, situado a 40 minutos de Llamahuasí y aseguró que la reunión de los chagras solo busca fortalecer esas costumbres ancestrales de los hombres indígenas y mestizos de la Sierra. (I)

Deja un comentario