Planificación a la carta

Editoriales, Opinión

 

Esteban Torres Cobo

Hace días, cuando en una entrevista de radio le preguntaron a un conocido consultor político ecuatoriano si creía que la pelea entre Moreno y Correa fue pactada o planificada desde un principio, el consultor contestó que definitivamente no lo era. Que la planificación -y peor a largo plazo- no es precisamente un valor muy arraigado en nuestra idiosincrasia, y menos aún en la política. Y que nuestras condiciones de vida tampoco nos obligan a planificar o planear mucho.

No tenemos que planificar ni con lo que nos vamos a vestir decía en referencia a los países donde las cuatro estaciones le obligan a la gente a cambiar de atuendo cada temporada. ¡Imagínese en la política!agregó.

Y está en lo cierto. Somos una cultura que planifica poco cuando lo hace. En países más desarrollados, por ejemplo, la planificación establecida por un órgano gubernamental soporta incluso los cambios políticos de las cúpulas y permanece en el tiempo. Una presidencia de Trump tiene menos incidencia en el funcionamiento del Estado norteamericano que la de tres meses de un recientemente electo presidente del Ecuador.

Y en los negocios sucede lo mismo. Hace poco nos sorprendimos cuando Amazon inauguró su nueva tienda sin cajas registradoras donde uno solo toma lo que quiere de las estanterías y camina hacia la calle. Resulta que Amazon planificó con algunos años de antelación que dicha tienda se estrenaría en ese año y en ese mes. ¿Podría suceder algo así en el Ecuador?

Al dueño de Amazon, Jeff Bezzos, también le preguntaron en un conversatorio por los resultados de su empresa en el primer trimestre del 2018. Y respondió que eran los planificados desde hace tiempo. Que ahora estaba concentrado trabajando en los resultados del primer trimestre del 2021.

Deja un comentario