Nutrición escolar con cinco tiempos de comida

Ciudad
Frutas y granos son ideales para el consumo de los niños y jóvenes. (Foto El Heraldo)

Para la profesional nutricionista, Geovanna Mantilla, es vital el tipo de alimentación en niños y jóvenes. Si es la correcta contribuirá a un desarrollo saludable que ayudará en su excelente desenvolvimiento escolar.

Considera que hay cinco tiempos de comida: desayuno, colación, almuerzo, colación y merienda. “Eso es básico que debemos hacer no solo con los niños, sino con jóvenes y adultos”, destacó.

En los niños, que están en proceso de aprendizaje, sugirió el consumo de frutas y verduras naturales. Esto se puede acompañar con medio sanduche de queso, mantequilla de maní, con lechuga y tomate o nueces. No es recomendable sanduches con embutidos.

A los alimentos saludables se tienen que sumar una botella de agua. Aquí tampoco sugirió el consumo de jugos procesados ni gaseosas, porque no son buenos para el organismo en general.

En la lonchera escolar debe estar por ejemplo dos uvillas que equivalen a 10 naranjas, porque contienen vitamina ‘C’. De la misma manera pueden llevar uvas o fresas. “Lo ideal es que ingieran frutas pequeñas que van de acuerdo al tamaño del estómago del infante”, agregó Mantilla.

El objetivo de los padres es lograr que sus hijos consuman alimentos en cantidades adecuadas; es decir, según su edad y tamaño. Similar alimentación se tiene que practicar en los jóvenes a través de frutas, verduras, chochos, tostado, choclos, habas, entre otros productos.

A decir de Mantilla para motivar una alimentación sana de personas de cualquier edad se debe impulsar a través del ejemplo. Eso significa que los padres están en la obligación de consumir también productos saludables. En la mesa del hogar no tiene que faltar frutas.

Estas sugerencias son compartidas por la médico del Centro de Salud 1, Lorena Urbina, quien aseguró que una alimentación sana y equilibrada ayudará al crecimiento de niños y jóvenes.

“Un buen desayuno significa ingerir carbohidratos, proteínas y frutas. En la lonchera de los niños más pequeños se puede enviar una media manzana, un orito, la mitad de un sanduche, agua”, recalcó.

Recordó que en los bares escolares se cumplen determinadas normativas. Están obligados a no expender comida chatarra. “Allí se venden alimentos, según las necesidades nutritivas de los estudiantes”, mencionó Urbina.

Por su parte, David Barona, director del Centro de Salud 1, pidió a los padres de familia hacer controles periódicos de sus pequeños; es decir, al menos dos veces al año. Eso facilitará detectar cualquier anomalía no solo en tema nutrición, sino en otras posibles patologías.

Hizo el llamado a que tanto papás e hijos hagan actividad física que contribuirá a reducir aparecimiento de enfermedades. En la prevención está el éxito, aseveró Barona. (I)

 

Deja un comentario