Nutrición ancestral que se conserva

Interculturalidad
Los estudiantes incentivan al consumo de alimentos ancestrales. (Foto El Heraldo)

 

Retomar las prácticas ancestrales, especialmente las gastronómicas es el propósito de los estudiantes de la Unidad Educativa Fiscomisional PCEI Tungurahua.

El interés por conocer los beneficios nutritivos del cuy y del conejo les ha llevado a crear deliciosas presentaciones acompañadas con una tabla de valores nutritivos que son expuestos a los ciudadanos.

Los estudiantes indicaron que la alimentación ancestral se basa en consumir hierro, vitaminas A, B y C, que ayuda a frenar la obesidad.

“Si nosotros comemos bien no tendremos problemas. Sabemos que nuestros antepasados no padecían de enfermedades, ya que consumían alimentos naturales sin químicos y nutritivos”, dijo Verónica L., estudiante.

Los ricos chochos con tostado, también fueron presentados por los alumnos que explicaron el alto valor vitamínico del chocho.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda regresar a las prácticas ancestrales de alimentación y nutrición, ya que esto ayudaría a bajar los altos índices de colesterol, obesidad e incluso diabetes.

La estudiante Gloria T., expresó que el consumo del plátano verde y maduro ayuda a fortalecer el organismo, especialmente de los niños.

Fabián Medina, docente, aclaró que los antepasados se alimentaban de frutas, verduras y granos secos que ayudaban a mantener sano el cuerpo.

Entre los alimentos ancestrales se puede ubicar al chocho choclo, papas, ocas, habas, mellocos, capulí y mashua. (I)

 

 

Deja un comentario