Nicolás Maduro ¿Será reelegido? / Fausto A. Díaz López

Columnistas, Opinión

Desde tiempos atrás, ciertos estados latinoamericanos sufrimos la arremetida de una forma falaz de hacer política. Esta actividad, manejada hábilmente por impostores y asalariados que arengaban con peroratas disfrazadas de buenas intenciones, se afinco con firmeza en el corazón de infinidad de personas que ingenuamente creyeron en la buena fe de sus mensajes. De esta manera, el embauque fue masivo y multinacional. Los incautos, guiados por trasnochados marxistas, endiosaron a los líderes y los elevaron al rango más alto que tiene una sociedad: el poder.

Los embustes propagados por Fidel Castro y Hugo Chávez, aún tiene cautivos a estados como: Nicaragua, Cuba y la sufrida Venezuela, que creyó firmemente en el paraíso que ofrecía la doctrina del Socialismo del Siglo XXI. Esta creencia, impulsó un apoyo masivo al difunto Hugo Chávez, que al conocer de su catastrófica enfermedad le heredó el poder a Nicolás Maduro. El busero investido como presidente, se ha rodeado de una camarilla de atrabiliarios y juntos han implantado un régimen en el que campea: el autoritarismo, la arbitrariedad, el hambre, la miseria y la inseguridad. La situación ha impulsado el éxodo de buena parte de sus habitantes que hoy buscan atravesar fronteras de los países vecinos, para guarecerse con sus familias y buscar la forma de subsistir.

Nicolás Maduro y su corro de falaces y obcecados han transformado a Venezuela en un Estado lleno de carencias, mengua e indigencia. Pese a esta situación y al evidente desgobierno que afecta al pueblo llanero, es posible que el actual presidente sea reelegido. Varios analistas políticos, coinciden en la posibilidad de un nuevo periodo del actual mandatario. ¿Será esto posible? “Las encuestas revelan que más del 90% de ciudadanos consideran que el país está mal; y, siete de cada diez venezolanos, rechazan la gestión gubernamental”.

Pese a esto, los analistas sustentan sus opiniones en los siguientes hechos: “la manipulación del Consejo Nacional Electoral; el chantaje a los más pobres y las debilidades de sus adversarios políticos”. Esto significa, que Maduro tiene a la orden y maneja a su antojo: al Tribunal Supremo de Justicia y al Consejo Nacional Electoral. Con estas instituciones en sus manos ¿Quién pierde? Luego tiene bajo control el “Carnet de la Patria” que en teoría, sirve para entregar ayuda a los más necesitados; pero en tiempo de elecciones sirve para ejercer presión sobre los votantes. Y por último, se aprovecha de las divisiones y errores de la oposición y la disidencia, a esto sumemos, las inhabilitaciones y persecuciones judiciales a los dirigentes y opositores más representativos. ¿Con estas mañoserías, quien no triunfa? (I)

Deja un comentario