Mortal revés por Chevron / Editorial

Editorial, Opinión

 

 

El reciente laudo arbitral en contra del estado ecuatoriano por el caso Chevron resulta el golpe más contundente jamás recibido por el Ecuador a nivel jurídico y económico. En el laudo, dictado por los árbitros en el tribunal que se constituyó para el caso en la Corte de la Haya, se concluye que en nuestro país primó la corrupción en la expedición de la sentencia de Lago Agrio y de todo el proceso que condenó a la petrolera Chevron por los daños causados en la Amazonía.

Se habla de interferencia del poder político, corrupción de los jueces y se analizan varias pruebas que demostraron tales vicios en la administración de justicia en uno de los casos más polémicos de los últimos años.

Es importante recalcar, sin embargo, que el laudo no cuestiona ni niega que pueda haber afectaciones ambientales y personales por el paso de Chevron y de su antecesora Texaco en el país, sino que se centra únicamente en el proceso legal. Es más, se deja a salvo que los afectados puedan demandar nuevamente por las afectaciones sufridas, pero ya no colectivamente.

Según el Procurador General del Estado, jurídicamente al Ecuador no le queda más que solicitar una aclaración del laudo o, por último, pelear en las cortes de Holanda la nulidad del laudo por falta de competencia. Tesis que, además, siempre se sostuvo en la defensa ecuatoriana. (O)

Deja un comentario