Minería ilegal, una lacra de daños incalculables

Nacionales

Y es que la minería ilegal, muy distinta a la conocida como “artesanal”, que realizan los mineros tradicionales, ha ido en aumento en los últimos años. / Foto el diario.ec

Quito,  (EFE).- La minería ilegal en Ecuador causa daños y perjuicios incalculables en el ambiente, la economía y en la propia industria minera ecuatoriana, un severo problema que el actual Gobierno de Lenín Moreno trata de resolver.

Los daños de esta actividad, que afecta a distintas provincias del país, no han sido calculados en su conjunto, pero el viceministro ecuatoriano de Minería, Henry Troya, aseguró a Efe que son “abismales”.

“Entre el daño ambiental y el material extraído sobrepasa los 200 millones de dólares cada tres-seis meses”, señaló el viceministro al mencionar uno de los casos de esta actividad ilícita, el de “Buenos Aires”.

A finales de 2017 se difundió la existencia de un yacimiento aurífero en la parroquia La Merced de Buenos Aires, en la provincia de Imbabura (norte), y mineros de todos el país acudieron en masa, duplicando y hasta triplicando a una población local dedicada al sector agrícola y ganadero.

El caso de Imbabura es uno de los más elocuentes del último año, pero abundan otros similares por todo el país.

Hace unos años, Ecuador tipificó esta actividad como un delito que soslaya los recursos del Estado y desde entonces ha tomado medidas para prevenirla, con operaciones periódicas de los organismos de seguridad.

“Son mafias articuladas, (relacionadas al) narcotráfico, lavado de activos, trata de personas, armas ilegales, evasión fiscal por frontera”, explicó Troya sobre las personas que se dedican, o alientan, la extracción ilegal y descontrolada. (I)

Deja un comentario