La pirotecnia y sus riesgos / Editorial

Editorial, Opinión


    El 31 de diciembre es una fecha muy esperada para muchos ciudadanos. A más de despedir el año viejo, algunos, buscan diferentes sitios para obtener pirotecnia legal, así como clandestina, con el fin de explotarla o quemarla en los muñecos puestos en diversas calles de nuestra ciudad.

   Si bien es cierto que existe pirotecnia asequible para la compra libre por parte del ciudadano, la misma debe ser adquirida con responsabilidad y mucho cuidado, ante un riesgo inminente de poder presentar quemaduras y lesiones en el cuerpo.

   Los padres de familia, sin lugar a dudas, deben acompañar a sus hijos menores de edad para supervisarlos en la adquisición de estos artículos explosivos; muchas veces, vendedores irresponsables, con honrosas excepciones, por ganar más dinero, expenden a los niños diversos artefactos que podrían atentar contra su vida.

   No se trata de prohibir la venta de pirotecnia; a nivel mundial, la fiesta de fin de año, se vive con estos efectos de luces en cielo como son los juegos artificiales, un espectáculo que aborda temáticas artísticas con el uso de diferentes colores al ponerlos en el aire.

   Mientras haya una regulación normal y no excesiva en la compra y venta de pirotecnia, habrá un mejor control de la misma, evitando posibles daños corporales en jóvenes al momento de usarla en los exteriores de sus hogares. (O)

Deja un comentario