La Fundación de la Fiesta de la Fruta y de las Flores / Luis Alfredo Silva Zambrano

Columnistas, Opinión

La tradicional Fiesta de la Fruta y de las Flores, nació como un acto revindicatorio de la tragedia que causó el terremoto del 5 de Agosto de 1.949. 

Los daños materiales ascendieron a 1.000 millones de sucres. Se estimó que 228.000 personas fueron afectadas directamente por el terremoto. Se calculó unos 6.000 muertos en la catástrofe y más de 100.000 habitantes quedaron en la interperie. 

Parecía que nadie podría rehacer tantas pérdidas, pero el corazón ambateño y el coraje del tungurahuense, hicieron que se inicie la reconstrucción. Esta tragedia unió a todos los ambateños , los obligó a emerger entre las ruinas y a crear la maravillosa Fiesta de la Fruta y de las Flores, en pago al amor y ayuda que brindaron sus compatriotas. 

El 17 de Febrero de 1.951 se fundó La Fiesta de la Fruta y de las Flores, por medio de la siguiente acta: 

“En la ciudad de Ambato del Tungurahua, a los diez y siete días del mes de Febrero, en el año de mil novecientos cincuenta y uno, al comenzar la segunda mitad del siglo vigésimo de La Era Cristiana, los suscritos, para perpetua memoria, declaramos a las generaciones actuales y venideras de lo siguiente: 

PRIMERO Fundamos y estatuímos como prueba más típica de la legítima Ambateñidad, que anima a la ciudad y a la provincia; fundamos y estatuímos La Fiesta de la Fruta y de las Flores, recomendando a los que ahora son y a los que serán mañana, El Cumplimiento Exacto de la Celebración Anual, durante los días que vayan del diez y siete al último del mes de Febrero. 

SEGUNDO El Muy Ilustre Cabildo Municipal, presidido por El Alcalde de la Ciudad, Guardará y hará Guardar, en su calidad absoluta, La Ordenanza que Funda y Estatuye La Fiesta y que considera incorporada a la presente acta de Establecimiento y Determinación. 

Para constancia de lo cual, evocando los meses de los grandes hombres ambateños; afirmando, una vez más, el ambateñismo que nos personaliza; y, formulando los mejores votos por La Prosperidad, siempre creciente de La Patria Ecuatoriana y de la Democracia de que se forma su nacionalidad. Firmamos de nuestro puño y letra y en el día de su fecha, este Documento, que se conservará dentro de un cofre, junto a la ordenanza, arriba dicha, en los Archivos del Muy Ilustre Cabildo de Ambato.

Las generaciones que hoy nos secundan, y las del porvenir comprendan, nos imiten y acepten esta Herencia de Ambateñidad. (O)

Ambato, a 17 de Febrero de 1.951.


A continuación innumerables firmas” . 

El Ecuador que debemos conocer.


Deja un comentario