Gobernar con nuevo modelo económico

Editoriales, Opinión

Editorial

En varias ocasiones escuchamos decir a funcionarios del gobierno y al propio Presidente Moreno que, en las elecciones de abril del año anterior, triunfó la revolución ciudadana inspirada en el socialismo del siglo 21, triunfo con un margen mínimo de diferencia, lo que significa que el país se dividió en dos fuerzas políticas igualitarias.
En los últimos meses se ha producido un cambio profundo en las fuerzas políticas con el debilitamiento del correísmo. Muchos correístas fanáticos han abandonado al caudillo y se han convertido en “morenistas” fervorosos; será sincero y confiable este viraje o qué habrá tras de esta acción.
Por otra parte, la consulta popular propiciada por el gobierno tiene un promedio del setenta por ciento de aceptación, Quienes respaldan la consulta están en las filas de partidos y movimientos políticos, de gremios, organizaciones sociales, campesinos, artesanos y un etcétera interminable. Pocos de los “morenistas” de última hora respaldan.
Ante esta realidad, se podrá seguir hablando del triunfo de la revolución ciudadana y del socialismo del siglo 21, cuyos postulados deben continuar aplicándose a raja tabla, a pesar de su fracaso rotundo.
El Presidente Moreno está obligado a introducir cambios profundos en el fracasado modelo económico vigente, comenzando por rodearse de personas independientes y capaces que le ayuden a solucionar los problemas morales, sociales, económicos y políticos heredados de la mala administración anterior. Los recalcitrantes correístas que están en el entorno íntimo pueden precipitarle a cometer errores que afecten a su prestigio y a la estabilidad institucional.

Deja un comentario