Fútbol Profesional ambateño / Editorial

Editorial, Opinión

Hasta la saciedad se ha comentado que el futbol, a nivel mundial, es el deporte de los pueblos que, en forma masiva, tienen sus inclinaciones por determinados equipos a los que respalda con entusiasmo, con convencimiento y hasta con pasión que, en numerosas ocasiones, se desborda rompiendo los diques de la prudencia y de la paz.

El pueblo ambateño está inmerso en esta corriente universal. Tiene conciencia de sentirse parte importante de la actividad futbolera, que respalda a los equipos de sus amores en forma incondicional, con fe y con alegría, con esfuerzo y con dedicación, que acompaña en los desplazamientos a otras ciudades y que acude a los campos deportivos para alentarlos en la lucha por alcanzar el triunfo deseado. Demuestra su fidelidad en los triunfos y en las derrotas.

Los tres equipos profesionales, de las series A y B, atraviesan un dilatado trecho de sus actividades sin los resultados que espera el público ambateño; no logran ubicarse en posiciones estelares en la tabla de posiciones, se mantienen de la mitad hacia abajo. Esta realidad es decepcionante que, por supuesto, perjudica a la afición y a los propios equipos que ven disminuidos sus ingresos, que tanta falta hacen.

Es hora de que se enfrente el problema con decisión y con firmeza para encontrar las soluciones indispensables. Acaso depende de las directivas de los clubes; a los directores técnicos les falta entereza o capacidad; los jugadores no son bien escogidos. Mucho debe hacerse para recuperar su tradicional prestigio.(O)
.

Deja un comentario