Espacios alternativos en Juan B. Vela

Interculturalidad

El baile es la mejor terapia para los beneficiarios. (Foto El Heraldo)

 

Momentos de amistad, alegría y entretenimiento viven diariamente los adultos mayores de la parroquia Juan B. Vela del cantón Ambato.

Cada uno llega desde las comunidades Pataló Alto y San Miguel para reencontrarse con sus amigos y pasar un momento agradable aprendiendo y participando de actividades recreativas.

El baile es la principal distracción con ritmos propios de la zona y modernos. Estos motivan a mover el cuerpo y a olvidarse de los problemas.

La facilitadora del área de entretenimiento, Gladys Andagana, comentó que las actividades recreativas suben la autoestima de cada adulto mayor. “Con esto buscamos un envejecimiento activo y positivo”, dijo.

En la zona rural, los adultos mayores solían dedicarse a la agricultura por más de ocho horas. Esto sin duda afectaba a su salud y causaba depresión; sin embargo, los centros de entretenimiento aparecieron hace más de 10 años para reactivar su pensamiento y sus ganas de vivir.

José Pandi de 68 años de edad, acude a cada encuentro y considera al grupo como su segunda familia.

Los asistentes pasan durante la mañana en sus comunidades cotidianas, pero al llegar la tarde se desprenden de todo y acuden a su lugar de relajación. Aquí también desarrollan manualidades para mantener activa la motricidad fina y gruesa.

El encuentro son los miércoles, sábados y domingos de 14:00 a 18:00 horas. María Yancha tiene 70 años y participa en el grupo hace más de un año.”En los cumpleaños todos nos reunimos para festejar al compañero”, contó.

La atención se genera gracias al convenio existente entre el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES); y, el Municipio de Ambato, cuya inversión supera los 729 mil dólares en este año. La atención es directa para 3.905 adultos mayores divididos en 50 unidades de atención a nivel de Tungurahua. (I)

 

Deja un comentario