Escuelas Rurales / Editorial

Editorial

  En el gobierno de la década anterior fueron suspendidas numerosas escuelas ubicadas en los sectores rurales, considerándolas que no reunían las condiciones de funcionalidad y de comodidad para impartir la educación primaria y que, de acuerdo con las disposiciones del Ministerio de Educación, se las debía dejar sin uso. No se las reparó para mejorar las condiciones deficitarias.

  La administración correísta, dentro de esos sueños de grandeza y de ampulosidad que  le caracterizaron, decidió construir las denominadas escuelas del milenio, con edificaciones impresionantes por el derroche de recursos y la presentación externa para la admiración de la gente y para  el aplauso fácil.

  Mas,  en la práctica no funcionaron estas escuelas del milenio dentro de las aspiraciones gubernamentales. por varias causas. Una, y la principal seguramente,  por la distancia desde los domicilios de los alumnos. No se tomó en cuenta que las casas se encuentran desperdigadas en amplias zonas, distantes a un kilómetro y más  de las escuelas del milenio. Cubrir estas largas distancia todos los días a pie era una tarea casi imposible Esta realidad permitió la deserción masiva de los niños. De alguna manera fue un servicio elitista para los niños domiciliados en las cercanías de tales escuelas.

  El actual Gobierno, con sentido más práctico ha dispuesto regresar a las escuelas que siempre sirvieron.  Lo importante es repararlas   con inversión significativa,  dotarlas de los insumos  necesarios  y de maestros bien capacitados, con mítica de servicio,  con incentivos, para que cumplan la función educativa en el campo. (O)

Deja un comentario