Escalera al éxito / Patricio Arellano Abedrabbo

Columnistas, Opinión

 

A la edad de 8 años Glenn Cunningham tuvo un grave accidente al incendiarse la Escuela en donde estudiaba junto a su hermano Floyd de 10 anos de edad. Floyd no sobrevivió al incendio. Las piernas de Glenn sufrieron graves quemaduras, por lo que los médicos recomendaron su amputación. Su impacto fue tal que sus padres se opusieron. Los médicos predijeron que nunca volvería a caminar.

Había perdido todo el tejido de las rodillas y piernas y también los dedos del pie izquierdo, además el arco transversal fue destruido completamente..Sin embargo, su gran determinación junto con sesiones de fisioterapia y rehabilitación, le permitió recuperar progresivamente la capacidad de caminar y después de correr desde luego con ciertas limitaciones…Fue a principios del verano de 1919 cuando por primera vez intentó volver a caminar, casi 2 anos después del accidente.

Lo cierto es que Glenn Cunningham luego marcó records mundiales en atletismo. En 1934 estableció el record mundial en la carrera de una milla y en 1936 el record mundial en la carrera de 800 metros…Increible ejemplo de vida, de determinación, esfuerzo y fe! A pesar de no poseer el cuerpo completo y adolecer de muchas limitaciones funcionales, su actitud y dominio propio fueron más fuertes para conseguir lo que se propuso!…Perder la capacidad de esfuerzo y de tolerancia a las frustraciones que se nos presentan, suele ser peligroso…Si bien resulta muy cómodo alcanzar nuestros objetivos por la vía más fácil, sufriremos demasiado ante los primeros obstáculos que se nos puedan anteponer. Nos desanimamos y cancelamos las metas aún antes de haberlas intentado…Facilismo, inconstancia, comodidad y negativismo, son las manifestaciones de aquellos que poseen una fe muy débil y una confianza en sí mismo disminuida.
Es triste mirar personas que teniendo un cuerpo en buenas condiciones físicas y funcionales, una mente clara y lúcida y todas las comodidades y circunstancias a su favor, sin embargo no hacen nada o lo hacen muy poco por alcanzar sus metas!

Sabemos que Dios nos ha dado talentos y capacidades para que despleguemos lo mejor de nosotros, pero muchas veces no los usamos o no queremos usarlos y simplemente no sabemos valorar lo que tenemos sino solamente cuando lo perdemos y cuando quizá ya es demasiado tarde!…Qué importante resulta entonces entrenar los dones para así poder enfrentar las carreras de la vida con mayor seguridad y resistencia! (O)

Lunes con Salud/Hacia la Salud por la Naturaleza

Deja un comentario