En Shuyurco: Calles con nombres de periodistas y militares

Titulares
Ricardo Rivas interviene en el acto inaugural de las calles que llevan el nombre de los siete héroes. (Foto El Heraldo)

Ambato rinde homenaje al equipo periodístico de Diario El Comercio y cuatro militares asesinados en la frontera Norte y perenniza sus nombres en siete calles que rodean el Recinto Ferial en Shuyurco.

La Unión Nacional de Periodistas núcleo de Tungurahua (UNP-T) propuso la denominación al cabildo ambateño que por medio del Concejo Cantonal aprobó el pedido y cristalizó la propuesta con la inauguración de las calles, ayer.

Paúl Rivas, Javier Ortega,  Efraín Segarra (equipo periodístico) y Wilmer Álvarez, Jairon Sandoval, Luis Alfredo Mosquera y Sergio Jordán (militares) se denominan las calles.  (I)

One thought on “En Shuyurco: Calles con nombres de periodistas y militares

  • “El conocimiento propio es el origen de nuestra felicidad” escribió Eugenio Espejo en el primer periódico del país, en enero de 1792, al iniciar su tarea de restauración patriótica con las Primicias de la Cultura de Quito. El tiempo ha comprobado: siete números del “papel periódico” libertario fueron semillas que fructificaron en ansias de transformación política y búsqueda de la verdad, fundamentada en virtudes de sus mejores hombres.
    Plausible decisión de autoridades ambateñas para bautizar con los nombres de Javier Ortega, Paul Rivas y Efraín Segarra a calles de la ciudad, coincidiendo con la celebración del Día del Periodista Ecuatoriano y también de militares ecuatorianos asesinados en la frontera norte.
    El periodista verdadero tiene nivel superior de humanidad, que supera por instinto límites y dificultades para acercarse a la verdad del hecho. Parece ser que su mapa genético grita a su inconsciente “…y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres”, como dice la Palabra Mayor. Mucho de esto ocurrió con Javier, Paul y Efraín, tres periodistas-comunicadores de El Comercio. Mis saludos a todos los periodistas del Ecuador, América Latina y el mundo.

Deja un comentario