El Papa, víctima de ataques sectarios / Editorial

Editorial, Opinión

 

La Iglesia Católica atraviesa momentos difíciles, que debe enfrentar con entereza y con la práctica diaria de su doctrina, que es amor, paz, perdón y comprensión de los seres humanos y las debilidades propias de su naturaleza frágil e influenciable.

A lo largo de la historia ha sido perseguida por corrientes ideológicas que han tratado de confundir a la humanidad; regímenes ateos han pretendieron acabar con Ella, sojuzgando a los pueblos y martirizando a sus líderes. Lo acontecido en el siglo anterior por obra de gobernantes desquiciados que buscaron desaparecer los sentimientos religiosos de los pueblos. La Iglesia salió fortalecida.

En los últimos años se destapó el escándalo de los abusos sexuales protagonizados por sacerdotes contra menores; algunos de estos delitos ya han sido sancionados; otros están en proceso de investigación y deben recibir las penas contempladas en las leyes de cada país.
Estos delitos de pedofilia han servido para iniciar un ataque sistemático a la Iglesia. Algunos, desde dentro, hacen el juego a sectores sectarios que tratan de destruírla porque la consideran un obstáculo a sus desmedidas ambiciones políticas y utilitarias. Y qué mejor que atacar a la cabeza, por ello acusan al Papa Francisco de ocultar la verdad, cuando El ha tomado al toro por los y cuernos y condena a los pedófilos asi como pide perdón a los afectados.

De este nuevo ataque la Iglesia y Francisco saldrán airosos para continuar con sus tareas de mantener la espiritualidad y la moral en el mundo. (O)

Deja un comentario