El marketing es una guerra /Edison Narváez Z.

Columnistas, Opinión

Uno de los problemas más difíciles que enfrentan las empresas,  es darse cuenta que su modelo de negocios  ya no es tan efectivo como antes; y es que el mercado cambia dramáticamente, los gustos del cliente son cada vez más exigentes; por tanto las empresas se enfrentan en la trabajosa decisión de orientarse al consumidor antes que al producto.

Estimados lectores, La constante evolución del mundo globalizado hace que el Marketing  mas que una moda sea una necesidad, evidentemente la palabra marketing es en la actualidad una de las más utilizadas en el mundo de los negocios, aunque posiblemente su utilización no es siempre la más  adecuada, casi siempre se la  confunde con ventas, publicidad o promoción. Sin embargo todos debemos concordar en el sentido de que el Marketing nació para servir mejor al cliente, estudiando continuamente sus necesidades cambiantes.

Ciertamente el mundo del Marketing no es estático, cambia dramáticamente debido en gran parte al desarrollo de las comunicaciones, lo cual permite tener a la gente totalmente informada para buscar, aprender, comparar, exigir  y comprar; esta tendencia ha exigido al Marketing adaptarse y evolucionar.

Normalmente, no puede existir actividad económica sin una correspondiente actividad del Marketing. La disminución de la actividad del Marketing presiona para  que la producción también disminuya. Esto significa que todas las actividades comerciales, industriales, financieras, políticas y de servicios en general sean grandes o pequeñas requieren “mercadear” sus productos o servicios;  sin duda no es posible el éxito de una actividad sin el Marketing.

Hemos dicho que el Marketing está cambiando constantemente básicamente por el desarrollo de la comunicación, adicionalmente es necesario considerar que dentro de éste entorno la gente olvida muy rápidamente, por tal razón cada vez resulta más difícil para el empresario destacar su marca dentro del enjambre comunicacional que bombardea el cerebro de los clientes. Evidentemente, el problema reside en la mente de los clientes y por tanto la solución se encuentra dentro de ellos.

Lo anotado anteriormente permite al empresario estar consciente de que la competencia no está dormida, aquí toma importancia el Marketing para reaccionar o anticiparse a la competencia, establecer una posición para la empresa y tratar de mantener a sus clientes. El hecho de mantener a los clientes es sinónimo de fidelizar a los mismos.

Mientras que hace varios años, el Marketing se centraba en satisfacer a los clientes  y retener a los mismos. La tendencia actual es fidelizar al cliente, y la manera más importante de fidelizar es involucrar al cliente, es decir la creación de una conexión más profunda y con mayor significado entre la empresa y el cliente, prolongándose además a lo largo del tiempo. No obstante cada vez es mas dificil fidelizar clientes, es por esta razón que el Marketing se ha convertido en una guerra en donde la competencia es el enemigo y sin duda el objetivo es ganar esa guerra. (O)

Deja un comentario