DISMINUCIÓN DE GASTOS Ministeriales / Editorial

Editorial, Opinión

Hace poco tiempo el Presidente Lenín Moreno emitió el decreto ejecutivo de austeridad fiscal para rebajar el tamaño ampuloso del Estado, creado, sin necesidad alguna, por el gobierno anterior que dispuso, como nunca antes, de ingentes recursos económicos provenientes del alto valor del petróleo, que llenaron las arcas fiscales sin mayor esfuerzo del gobierno socialista ni tampoco por iniciativa propia.
El gobierno de Correa, con el criterio equivocado contra el ahorro, gastó los dineros del pueblo ecuatoriano sin control alguno, los derrochó en función demagógica para impresionar al pueblo con obras de relumbrón. Lo malo es que se ha descubierto después de su salida del poder que aquellas obras de las que se jactaba, resultaron de altísimos costos, con sobreprecios y, lo que es peor, de muy mala calidad que el nuevo gobierno debe repararlas con nuevas inversiones.
Está en ejecución el plan de austeridad, que tiene el plazo de 30 días para que los ministerios rebajen entre cinco y diez por ciento sus presupuestos, cuyo monto total debe representar centenares de millones de dólares. Gastos innecesarios en propaganda, en movilización de vehículos, en pago de viáticos, en uso abusivo de celulares, así como en personal excesivo al que deben separar con la indemnización justa o ubicarle en donde haya trabajo.
Parece coincidencia que la ejecución del decreto referido haya empatado con los resultados de la consulta popular que busca, precisamente, el cambio de modelo económico y político, del derroche a la austeridad, del abuso a la tolerancia, de la violencia a la paz.

Deja un comentario