Difícil tarea / Ab. Paul Viteri

Columnistas, Opinión

Sí, efectivamente, difícil es la tarea que tiene el futuro Consejo de Participación Ciudadana y Control Social de Transición. Primero, porque tendrá que limpiar su imagen de ferviente incondicionalismo al poder; y, sobre todo deberá aplicar de forma eficaz y diligente los cambios constitucionales decididos por el pueblo ecuatoriano.

Me imagino todos nos estaremos haciendo las mismas preguntas. ¿Debería ser eliminado el Consejo de Participación Ciudadana y Control Social? o, ¿Todavía existe la esperanza de rehacerlo?. Claro, con la firme esperanza de que dicha institución nunca más vuelva a ser cómplice muda de quien ostenta el poder al momento.

Peor sería que los nuevos miembros de dicha entidad llegaran a creer que tienen súper poderes. Lo digo especialmente sorprendido porque la señora Manuela Gallegos, una de las postuladas para ser parte del nuevo Consejo de Transición, se auto califica como una respetuosa de la institucionalidad aún cuando junto a un ex Ministro de Gobierno cometieron el más torpe atropello a la institucionalidad que ha existido en este país; haciendo alusión, a la destitución  de cincuenta y siete  legisladores  rompiendo así todo precepto legal y constitucional.

El camino está trazado, y considero que si bien es cierto el SI obtuvo un resultado importante, no debería ser percibido por los miembros del actual Gobierno como un triunfo y peor como un cheque en blanco para hacer lo que se les antoje; sino más bien, como un adiós firme a un modelo evidentemente fracasado, y que como lo evidenciamos la mañana del lunes pasado,  colorín colorado este cuento todavía no acabado. (O)

 

 

 

Deja un comentario