Dictaduras en Sudamérica / Editorial

Editorial

  Varios  pueblos de las naciones de América Latina   han logrado echar del Poder a gobiernos autoritarios,  abusivos y corruptos, como Brasil, Argentina, Ecuador, Perú, mediante el mecanismo  democrático más idóneo que puede devolver la institucionalidad, que es la libre expresión popular consignada en el voto universal y directo.  

   Para desgracia de algunos pueblos del Continente subsisten dictaduras implacables, que accedieron al poder por medio de revoluciones sangrientas  o a través del voto, cuyos gobernantes defraudaron a los pueblos con actitudes demagógicas y con falsas ofertas de convertirse en salvadores de la Patria y en luchadores por las causas populares.

  Los resultados están a la vista.  La pobreza llevada a la máxima expresión. Los atentados a los derechos humanos son el pan del día.  La persecución a aquellos grupos sociales que salen a las calles para exteriorizar su voz altiva y soberna. El garrote, la abusiva represión, la cárcel o la muerte son la respuesta de los dictadores de Venezuela y Nicaragua.

  Los gobiernos democráticos de la región tienen que actuar, con valentía, sin recelos ni temores en   favor de aquellos pueblos hermanos que padecen toda clase de calamidades. Existe la Carta Democrática Interamericana suscrita en el año 2.001  para preservar la democracia en el Continente, defendiéndola de cualquiera atentado.

  El Secretario General de la 0EA, que es de ideología socialista, ha planteado la necesidad  de aplicar La Carta Democrática Interamericana, que podría suspender a un Estado Miembro , cuyo gobernante ha roto la democracia para imponer la férrea dictadura. He ahí la solución.(O)

Deja un comentario