Después, Que?

Editorial, Opinión

Ecuador atraviesa una grave situación interna por el secuestro y asesinato del equipo periodístico de El Comercio de Quito, en la frontera norte, por parte de los disidentes de la guerrilla colombiana, que no aceptaron la paz con el gobierno del vecino país y continúan en sus tareas de atacar y matar para mantener el “negocio” del narcotráfico.
Corresponde ahora que el Gobierno establezca todas las responsabilidades en torno a este delicado problema, tanto del gobierno anterior como del actual; se afectó la seguridad nacional con el debilitamiento sistemático de las Fuerzas Armadas. Los funcionarios del gobierno anterior de todos los niveles jerárquicos tienen que responder; al igual que del actual, aceptando el mea culpa que existiere.
Exponiéndoles la verdad a los ecuatorianos, sin ocultar nada y sin deseos de proteger a nadie -como ha expresado el Presidente- se podrá lograr la unidad nacional, que permita encauzar todas las acciones políticas y alcanzar el respaldo internacional. Con el Gobierno colombiano debe coordinar las gestiones, ya que está obligado a controlar su territorio fronterizo.
Otro aspecto importante es la separación de los funcionarios correístas que al Presidente Moreno le hacen daño. La política exterior debe ser corregida de inmediato, con personas capaces alejadas de sectarismos, ya que antes y ahora ha sido manejada con improvisados, con prejuicios ideológicos.
Si el Presidente actúa con celeridad merecerá el respaldo popular para bien de la Patria. De lo contrario, se agudizará el problema interno con serias consecuencias externas.

Deja un comentario