Curtiembres con diversas afectaciones

Carrusel

El sector curtidor busca salir adelante con base a la tecnología e innovación. (Foto El Heraldo)

Varios son los inconvenientes que han sobrellevado el sector curtidor en el 2018. Una de ellas es la crisis de una empresa brasileña que acumula la mayor cantidad de pieles en el planeta. Es dueña de sinnúmero de frigoríficos.

Esta y otras circunstancias generaron fluctuaciones de precios. En unos casos hacia abajo y otras arriba. En conclusión no hubo estabilidad, afirmó el gerente general de Curtiduría Tungurahua, Gonzalo Callejas Herdoíza.

“El valor de la piel es reflejo del tratamiento de vida del animal. El costo de la piel depende de su selección”, agregó.

En el Ecuador aproximadamente se faenan 900 mil reses por año. De esta cifra hasta un 60% de esas pieles se van a empresas de extracción de colágeno o fabricación de huesos caninos; es decir, no sirve para una transformación que permita hacer el cuero, señaló.

Hay pieles tan lastimadas en la nación que no pueden ser usadas para la industria curtidora. “Es demasiado el porcentaje lo que se envía al colágeno o hueso en contra de lo que se debería aprovechar como piel o cuero”, recalcó Gonzalo Callejas.

Otra de las afectaciones son los productos sustitutos. Hoy es más fácil fabricar artículos usando sintéticos.

A pesar de esta realidad, Curtiduría Tungurahua exporta el 40% de su producción. Eso ha facilitado mantener el funcionamiento de la empresa, añadió.

“Nuestra filosofía es estar al tope de la tecnología. A pesar de las circunstancias económicas adversas en el país estamos invirtiendo para acceder a los mercados internacionales. Mi única salida en caso de una crisis es este mercado”, puntualizó Gonzalo Callejas. (I)

 

 

Deja un comentario