Compra directa perdura en zona rural  

Interculturalidad

 


 
Los cultivos se venden directamente impactando positivamente los bolsillos de los campesinos. (Foto El Heraldo)

 

La comercialización de alimentos para la crianza de animales menores y mayores, sin intermediarios, se mantiene vigente en la plazoleta La Cocha de Santa Rosa. Así lo confiesa, Paúl Chiluisa, en la feria que se cumple en la los sábados desde las 07:00 hasta las 18:00 horas. Allí se expende zanahoria, hoja de maíz, alfalfa, gamalote, entre otros alimentos para animales.

Paúl Chiluisa explica que las personas de Juan Benigno Vela, Chibuleo y Pilahuín y de otros lugares de la provincia mantienen la ideología de adquirir el alimento para sus animales de forma directa.

“En la antigüedad incluso existía el intercambio de mercaderías, sin usar dinero, es decir, existía el trueque, una práctica que ya se ha perdido, pero por lo menos sabemos la importancia de adquirir directamente a los dueños de la producción”, expresa.

Los sábados en la plazoleta se reúnen decenas de productores y compradores. Personas que se dedican a la crianza de animales comparten sus experiencias en torno a la dinámica del negocio.

Rocío Vargas explica que adquirir los productos agropecuarios a los dueños es practica milenaria, que aún perdura en las comunidades indígenas. “La compra de hoja de maíz, zanahoria por ejemplo se realiza los sábados para abastecernos para toda la semana”, añade.

Para María Cajamarca de Chibuleo la compra directa ayuda a minimizar costos en la crianza de los animales. “Las personas que venden en este lugar producen para ellos y el excedente  para la venta”, finaliza. (I)

 

Deja un comentario