Comparecencia de Ministra / Editorial

Editorial, Opinión


Cumplió la ministra María Paula Romo con informar ante el Pleno de la Asamblea Nacional la gestión del Estado ecuatoriano en el caso conocido como “Mascarilla” en Imbabura y en el asesinato de la mujer Diana en la ciudad de Ibarra.

Casos que, si bien son distintos en sus hechos, tienen de por medio la actuación de la Policía Nacional y del Estado como tal. En el primer caso, un policía fue sentenciado a más de veinte años de privación de la libertad por disparar y matar a un delincuente que participó en un tumulto relacionado con la minería ilegal en la zona.

En el segundo, la inacción de la policía durante noventa minutos permitió que un delincuente acuchille y mate a una mujer embarazada a vista de todos y hasta con terribles videos difundidos públicamente.

La Policía Nacional necesita el respaldo de las leyes y de las autoridades. No es posible que se generen dudas en momentos que requieren decisión y carácter, como sucedió en Ibarra.

Dudas que, sin duda alguna, se originan por el tratamiento legal que han tenido sus pares cuando han cumplido con su deber. ¿Con qué respaldo puede contar un policía si sabe que luego de cumplir su deber probablemente sea sujeto de persecución por parte de jueces y organizaciones que defienden los derechos humanos de delincuentes y bandidos? (O)

Deja un comentario