Centro de acopio de leche en Salasaca

Interculturalidad

 


Los habitantes de Salasaca no solo están dedicados a las artesanías, sino también la actividad lechera. (Foto El Heraldo)

Complacencia existe en Pilar Masaquiza, porque en octubre del 2018 se cumplirán cuatro años del funcionamiento del Centro de Acopio de Leche Cruda en la comunidad Manzanapamba Chico de Salasaca.

El objetivo es recopilar la leche de caseríos y parroquias de Pelileo para procesar y luego expender a la empresa ‘El Ordeño’ de Quito. Además entregar una parte a las guarderías y heladerías. Hoy recogen más de 900 litros diarios de leche de pequeños y medianos productores de diversos sectores del cantón.

El Centro fue creado gracias al esfuerzo de los integrantes de la Asociación de Productores Agropecuarios ‘Apukanlla’, que vieron en esta actividad una forma de salir adelante. Pilar Masaquiza es la administradora. Destacó que tienen el apoyo del Municipio de Pelileo, Gobierno Provincial, Agrocalidad y MIES.

 


Freddy Masaquiza es el jefe de planta del Centro de Acopio. (Foto El Heraldo)

 

La calidad de la leche es óptima. Esto garantiza su venta a escala nacional y local, enfatizó. El emprendimiento ha crecido con el aporte de alrededor de 11 personas que integran la Asociación hoy. El Centro de Acopio labora los siete días de la semana de 06:30 a 17:00 horas.

Salasaca es parroquia del cantón Pelileo de la provincia de Tungurahua. La lengua es el “Runa Shimi” (Kichwa) y el castellano como segunda lengua. El grupo étnico de los indígenas Salasakas es el más importante de la provincia y ocupan aproximadamente 20 kilómetros cuadrados.

Sobre su origen algunos consideran que son descendientes de antiguos mitimaes procedentes de Bolivia. Otros estudios plantean un parentesco con los Puruhaes. Actualmente se considera que su población supera los 10 mil habitantes. Están organizados en  alrededor de 18 comunidades.

La vestimenta de los hombres consiste en camisa y pantalón blanco de lienzo, un poncho negro largo y angosto y un sombrero de lana de color blanco adornado con una cinta de color rojo o verde, alpargatas de cabuya o descalzos. La mujer utiliza una falda negra, sujeta con fajas y colores follones, chalina negro con morado, blusa blanca con decoraciones de color morado.

En la parroquia hay construcciones de barro, madera y teja. Está relacionada con mingas, donde los vecinos ayudan y contribuyen con materiales y fuerza de trabajo. La agricultura, ganadería y artesanía las inician a temprana edad. Un aspecto muy característico de los Salasaca son sus exquisitos tapices, que son tejidos a mano en telares de tecnología muy antigua. Muchos de los diseños muestran diversos aspectos de sus vidas; también tejen ponchos, suéteres, bolsos, sombreros y otros artículos. (I)

 

 

Deja un comentario