“Cada año es un capítulo más de vida” / Patricio Arellano Abedrabbo

Columnistas, Opinión

Lunes con Salud/Hacia la Salud por la Naturaleza.-


EL AÑO EN UNA BALANZA

La vida avanza tan rápidamente que cada año que pasa es como un instante de vida, más todavía si consideramos lo finito y temporal de la naturaleza humana…La vida avanza tan rápidamente que a la “vuelta de la esquina” los años han pasado tan de prisa…Otro año que termina y un nuevo año que comienza…Se nos va un año más y siempre se nos viene a la mente tantas circunstancias y acciones de vida que fenecen junto con el fin de año, la nostalgia se apodera de nosotros, los recuerdos afloran  y sentimos un sabor agridulce como resultado de una serie de hechos y procesos que nos tocó vivir, palpar y afrontar de una u otra manera. Si ponemos en una balanza todo lo vivido durante el año, después de hacer una lista si se quiere no tan minuciosa de las cosas buenas y malas, nos podemos dar cuenta de lo positivo y negativo de los hechos de vida individuales y colectivos.

Como factores positivos colocamos en uno de los “platos” de la balanza: la compra de una casa, el cambio de un auto, la restauración de la vivienda antigua, la obtención de un título profesional, un “loteriazo”, la adquisición de un terreno, un viaje al extranjero, el nacimiento de un hijo, el bajar de peso, el cambio de alimentación a una saludable, el alza de sueldo, la mejora laboral, el disfrutar de buena salud, mejorar las relaciones familiares…y muchos más. Como factores negativos, igualmente colocamos en el otro “plato” de la balanza: el embargo de la casa, la pérdida del auto, un cuantioso robo de la vivienda, un accidente de tránsito, la muerte de un ser querido, una enfermedad grave o incurable, la pérdida del trabajo, el subir de peso hasta la obesidad, una fractura que nos dejó discapacitados, una pelea familiar, un divorcio…y muchos más. Como humanos que somos, sin lugar a dudas, creo que en general, la balanza de nuestra vida se inclina más en lo negativo, por nuestra naturaleza imperfecta y finita, en la que juegan muchos otros factores colectivos y ambientales.

Al parecer, los factores “materiales” son los que predominan en la balanza, quizá menos los “espirituales”, es decir que al parecer nuestra vida la llevamos dentro de un plan y con un propósito humano, sin involucrarnos en el Plan y Propósito Divinos…Dicho en otras palabras, nos conducimos en el mundo bajo nuestra propia dirección y no bajo la Dirección de Nuestro Creador la que contempla Su Voluntad Perfecta, bajo la cual los factores positivos y negativos están bajo su Control con un Propósito Eterno!

Estamos a las puertas de un nuevo ano y con seguridad haremos nuevos planes y promesas muchas veces en vano, porque las cumpliremos en parte o simplemente no las cumpliremos…Cada año pasará igual de agridulce si continuamos con nuestra manera “propia” de vivir, pero si cambiamos de Dirección, de rumbo, enderezando nuestras veredas y nos dejamos conducir por Dios, la balanza siempre será positiva…Es hora pues de valorar nuestra vida y de cambiar de rumbo! Es hora de reconocer que nuestra sabiduría es limitada y de no dejarnos llevar por nuestra propia prudencia y autosuficiencia.Cada día, cada instante, cada momento será un año que pasa!

No afanarnos por el día que viene ni hacer planes y promesas “sueltas” que no se van a cumplir si caminamos solos! Está solo en nuestras manos el aceptar que necesitamos del Dueno de nuestras vidas y así entonces, invertir y equilibrar la balanza de nuestra vida!…A todos mis lectores, agradecerles por leer y practicar los humildes mensajes de salud integral que los hago con el único afán de educar en salud en pro de mejorarla. Como siempre  continuaré aportando con artículos de interés comunitario, para usted y su familia todos los días Lunes, mientras Dios permita que lo haga. Gracias por su preferencia. Con los mejores deseos de prosperidad para un ano que ya está a las puertas y que Dios les colme de bendiciones…Un abrazo…Feliz 2019! (O)

Deja un comentario