Ambato es cultura no espumante / Edison Narváez Z.

Columnistas, Opinión

En medio de un agradable clima y miles de turistas, Ambato vivió su sexagésimaoctava edición de la Fiesta de las Flores y las Frutas; esta vernacular fiesta orgullo de los ambateños estuvo matizada por la  belleza de sus reinas,  los fastuosos carros alegóricos, las atractivas exposiciones, los estupendos megaconciertos, los impresionantes desfiles y la alegría de propios y extraños que vivieron con júbilo la celebración mas importante y representativa de Ambato.

No pretendo hacer una evaluación de la Fiesta porque no me compete, es mi obligación como ambateño rechazar la consabida agresividad que lastimosamente se continúa evidenciando en muchas personas (jóvenes y adultos, propios y extraños) que opacan la celebración de nuestra Fiesta mediante la utilización del repulsivo espumante, perjudicando y dañando la imagen de nuestra celebración; esta gente acoge al espumante como un mecanismo de esparcimiento y están convencidos de que el mejor festejo se lo hace agrediendo a las personas. 

Nuestra fiesta es Patrimonio Cultural del Ecuador, no es Carnaval, no es Desenfreno, no es Agresión; cuantos altercados entre personas que repudian el uso del espumante y personas que lo disfrutan se dieron en los días de fiesta.

Resulta repugnante ver como introducen el espumante en la boca de un niño, como llenan de espumante la cara de  una persona para aprovecharse de esto y meterle la mano al bolsillo, como inundan el ambiente con esta toxina sin darse cuenta que existen personas con problemas respiratorios, niños y ancianos que merecen el máximo respeto y consideración… pero ¡les vale!. Si tanto disfrutan de este brutal juego, entonces háganlo en sus casas y no dañen la celebración culta de esta inerme ciudad.

Las autoridades no han podido controlar el expendio y la utilización del espumante que a decir de los expertos está compuesto por elementos dañinos para la salud; a pesar de que existe la ordenanza que sanciona a quien venda o agreda con el espumante en  la Fiesta de las Frutas y de las Flores, sin embargo los controles han resultado estériles, pues es evidente el incremento de vendedores ambulantes, y la intervención sobre esta gente no es la solución, el problema son los grandes distribuidores que introducen el espumante dos o tres meses antes de la Fiesta.

El tratamiento de este problema no es exclusivo de las autoridades; no se soluciona esta contrariedad únicamente decomisando el producto. Es importante una campaña informativa en escuelas y colegios sobre los efectos nocivos que causan en otras personas el uso incontrolable de este espumante; así también es imperativo generar conciencia en la población sobre el respeto a los demás y sobre el homenaje culto  a nuestra ciudad…… Ambato es Cultura no Carnaval, Ambato es Flores y Frutas no Espumante y Agresión. (O)


Deja un comentario