Actividad calzadista, fortaleza en Tungurahua / Editorial

Editorial, Opinión

 

La producción de calzado se ha desarrollado, en forma muy importante en la provincia de Tungurahua, como se puede constatar a través de varios indicadores que son de conocimiento público tanto a nivel interno como en ambientes extranjeros.

Nuestra provincia produce algo más del setenta por ciento del total de calzado generado en el país, en varios lugares de la ciudad, de cantones y parroquias rurales. Esta vocación hacia la confección de todo tipo de calzado tiene larga tradición que, como es obvio, ha alcanzado niveles de notoria superación. Vale la pena recordar que el maestro ambateño Juan Cajas obsequió al Libertador Simón Bolívar un par de botas elaboradas con tecnología especial para la época.

Además, cabe anotar la calidad incuestionable del calzado tungurahuense, que ha sido reconocida en los mercados locales, nacionales e internacionales; esta calidad se la debe mantener y mejorar de acuerdo a las nuevas técnicas que aparecen y por las creadas por los propios productores y por nuestros hábiles artesanos.

Esta importante rama de la producción local convoca, con frecuencia, con el respaldo de la Cámara Nacional de Calzado, a reuniones de negocios por medio de las cuales se confirman muchos de ellos de presente, de mediano y largo plazo, que significan intensa comercialización de nuestro calzado.

La industria del calzado genera trabajo, produce riqueza que se reparte, contribuye con impuestos al erario nacional y es fuente que aporta al desarrollo de Tungurahua y de todo el país. (O)

 

 

Deja un comentario