Abandono e inseguridad barrial

Especial

Al caer la noche la inseguridad se apodera del pasaje Manuel Legorburo situado en la zona baja de Ambato, específicamente en las calles Humberto Albornoz y Vargas Torres. Los vecinos piden una pronta adecuación del lugar.

“Por años hemos pedido la ornamentación y sobre todo el cambio de imagen. Al lugar llegan rateros, drogadictos e incluso estudiantes que buscan el escondite adecuado para embriagarse”, manifestó Susana Palacios, vecina.

Al ingreso del pasaje funciona un centro policial, que según los vecinos no sirve de mucho, debido a que los uniformados deben salir a recorrer la zona.

”Hace algún tiempo encontraron un muerto y desde ese momento hemos insistido en el arreglo, pero no tenemos respuesta. Las gradas del pasaje están totalmente deterioradas, con basura, las jardineras poseen solo vegetación seca, los muros de protección de las gradas están totalmente dañados y a punto de caer”, expresó Yolanda Carvajal, moradora.

En el sector se ubica un plantel educativo, cuyos estudiantes que viven por el lado Norte de la ciudad, prefieren tomar como vía alterna el pasaje, sin imaginarse de los peligros que corren”, puntualizó Palacios.

En un recorrido realizado por el sector se encontraron varias prendas de vestir totalmente desgarradas, botellas de licor y desechos que generan malos olores en la zona.

Los vecinos esperan ser atendidos por las autoridades con el cambio radical.

“Nosotros tenemos la esperanza que nuestro barrio recupere una imagen moderna, iluminada y con seguridad”, aclararon los habitantes.

Personal policial del lugar indicaron que la seguridad se entrega a todo el sector, especialmente cuando existe la llegada y salida de estudiantes.

Los habitantes también recomiendan la instalación de una cámara de vídeo vigilancia en el ingreso del pasaje, para que se puedan evidenciar los problemas sociales que aquí se generan. (I)

Foto:
Existen espacios completamente dañados y con basura. El lugar posee un balcón para ver la ciudad. (Foto El Heraldo)