Honestidad mantiene cualquier negocio

Ciudad

Paciencia y conocimiento se conjugan para dar nueva apariencia a las prendas de los clientes. (Foto El Heraldo)

Rosa Mónica Redrován es  dueña del negocio ‘Traiga su cuero’ y trabaja hace tres décadas en la restauración de todo artículo de cuero, siendo éste su medio de subsistencia donde labora con alegría. Con este esfuerzo ha logrado financiar los estudios universitarios de sus cuatro hijos.

Se inició en Quito con la confección de maletas de cuero y luego decidió incursionar en la pintada de estos objetos. Cambia forros, coloca cuellos en las chompas, mejora la apariencia de los portafolios, mochilas, chaquetas (de adultos y niños).

Sus conocimientos le permiten cambiar de forro, cierre y pintar la chompa para entregarla como nueva al cliente en dos días; mientras que, si es un par de zapatos los transforma de apariencia en media hora. Labora diariamente desde las 08:00 hasta las 19:00 horas.

“Me agrada el color negro y por eso he solicitado que a mi desgastada gorra le brinden el tono que me gusta”, manifestó el adulto mayor Enrique Gómez, quien permaneció media hora hasta que doña Rosa terminara de convertir en realidad su petición.

Cerca de este local está el ‘Taller de Chompas de Cuero’ ubicado en las calles 13 de Abril y Castillo, donde la propietaria Sandra Aguilar Maldonado, labora en este negocio por 23 años con su esposo.

Recuerda que su consorte confeccionaba gorras, boinas y carteras en cuero y luego decidió darle el giro al negocio para pintar variados artículos de cuero y brindarles nuevos acabados. Los químicos los adquieren en Ambato, se mezclan y se colocan en las prendas para darles los tonos según requieren los clientes.

El trabajo más complicado que ha tocado realizar es cuando llegan personas que solicitan la confección de alguna chompa a medida, porque les gustó un determinado modelo. Lo más sencillo, en cambio, es darle el nuevo color a los zapatos o cambiarles de forro a las carteras. A la semana llegan 10 clientes. La pintada de la chompa cuesta 15 dólares; mientras que, en los zapatos van desde cinco dólares. Considera que la honestidad es la mejor carta de presentación y por eso retorna la clientela (I)


Deja un comentario